uniraid

Carta desde el Desierto

Hoy compartimos con todos vosotros una experiencia única que, en parte, sentimos como un poco nuestra.  Como ya anunciábamos hace unas semanas, Cárnicas Tabladillo viajaría de la mano de dos alumnos de IE University al desierto de Marruecos, donde participarían en un rally solidario. 

Os dejamos con la emotiva carta que nos envían tras la experiencia: 

T 3

UNIRAID, el rally solidario exclusivo para estudiantes, no nos decepcionó en ningún aspecto. Nos prometieron condiciones extremas, y las tuvimos. Nos dijeron que la preparación no iba a ser fácil, y no la fue. Nos dijeron que el coche y nosotros íbamos a sufrir, y sufrimos. Nuestra experiencia en UNIRAID ha sido inigualable. Desde el primer momento que nos inscribimos en abril 2018 estuvimos ocupados con los patrocinios y todos los preparativos administrativos. Compaginar el trabajo de la universidad, los exámenes y la vida personal con el Uniraid fue una tarea muy exigente. Aunque nos ha ayudado a aprender a organizarnos, a priorizar y sobretodo a trabajar muy duro.

En Uniraid, fue común escuchar a la organización decir la frase “Os llevaremos a las puertas del infierno, pero la decisión de cruzarlas o no, será solo vuestra”. Esta frase la dijo Thierry Sabine, el fundador del Dakar. De esto aprendimos a que la vida está llena de oportunidades, pero la decisión de encontrarlas y tomarlas es únicamente nuestra. Al igual que era bastante común escuchar “Organizaros, aquí no hay ‘es que’”. Nos enseñó a que a cualquier situación hay solución, con organización. En el desierto no hay margen para escusas. El desierto castiga al débil y pone a prueba al valiente.

Cuando nos presentamos en dichas puertas del infierno, nuestro coche comenzó a tener problemas. El carburador no inyectaba suficiente gasolina en los cilindros en cuesta arriba y se calaba el coche mientras intentábamos subir una colina en la falda de una montaña del Atlas marroquí. Cuando el convoy de los tres otros coches en el que viajábamos se dieron cuenta de que faltábamos nosotros, retrocedieron y, en equipo, remolcamos nuestro coche hasta la cima dónde arreglamos el problema. Nos dimos cuenta que, por mucho que cueste y parezca imposible subir esa colina, sea en el Atlas o en nuestras vidas personales, el trabajo en equipo y el apoyo de tus amigos y seres queridos es clave para llegar a la cima.

En las siguientes etapas dormimos poco, una media de 4-5 horas diarias, seguido por etapas de 9 horas diarias de conducción por terrenos varios. El primer día nos encontramos con un terreno rocoso y bastante desigual, donde los pinchazos fueron comunes y los cubre-cárteres sufrieron significante daño, mientras que el segundo día nos encontramos caminos arenosos y grandes extensiones desérticas, dónde las habilidades de los pilotos y los vehículos se pusieron a prueba. Muchos coches se quedaban atascados en la arena, por lo que siempre que había un tramo con posibilidad de atasco, nos organizamos para que los pilotos lo atravesaran de uno en uno con un espacio de seguridad, y los copilotos a ayudar a empujar a cualquier piloto que se quedase atasco en mitad del tramo difícil.

Todos estos problemas que tuvimos dieron a luz a la gran satisfacción que era llegar al campamento todos juntos, con el sol desértico descendiendo tras las altas dunas, creando una franja de naranja entre la superficie arenosa y el cielo estrellado, o ver a un camello solitario con uno de los paisajes más impresionantes que hemos visto. Aunque nada batió la sonrisa y la felicidad de los niños a los que les entregamos material solidario. Fue un gran placer poder aportar nuestro granito de arena a los menos afortunados. Nuestro convoy paraba en aldeas remotas donde los niños corrían hacia nosotros con ilusión, y durante unos momentos, sentimos que estas sensaciones que creamos en ellos es la razón por la que Uniraid es único. Combina los valores de emprendimiento, aventura y solidaridad. Una experiencia inigualable.

Alix Heugas & Andrei Matei

 

Comparte este artículoShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Escriba un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *